El mundo global

4155274

Los primeros pasos, a excepción de la Inglaterra victoriana, para rebajar los poderes estatales a favor de una economía globalizada se produjeron a partir de 1947 con el Plan Marshall  o European Recovery Program. Al terminar este flujo económico, los Estados Unidos habían agotado gran parte de su producto interior bruto en la recuperación europea. Por esta vía se produjo un progreso de la producción industrial unido a la estabilidad política y social de la mayor parte del continente. Por medio de este conjunto de acciones la potencia logró varios objetivos: poner freno al comunismo además de crear una demanda adecuada para los productos industriales europeos y americanos. Se había creado un mercado a la medida de las necesidades estadounidenses con la suficiente fortaleza como para asumir su excedente productivo. Comenzó a fluir un curso monetario que, a pesar del aparente altruismo americano, acabó por desembocar en la misma rivera de la que había partido.

La bonanza experimentada desde la Segunda Guerra Mundial provocó que paulatinamente se fuesen dejando de lado las políticas keynesianas en materia económica. A partir de la subida del precio de los carburantes, el mundo occidental entra en una profunda regresión. Esto llevará a los Estados nacionales a perder capacidad de reacción frente a organizaciones transnacionales. Así, el Estado del bienestar, en principio asumido como una responsabilidad comunitaria, termina por diluirse después de ser naturalizado por la ciudadanía. En este punto, se había asumido como esencial la existencia de unos servicios públicos financiados y gestionados por lo político. La falta de recursos y la quiebra de la balanza económica, provocó en los setenta una huída hacia adelante en la que se arrasa a su paso con las prebendas logradas. El horizonte de expectativa se torna confuso y las teorías neoliberales fundadas en el trabajo de Hayek toman fuerza de manera definitiva.

La América de Reagan y la Inglaterra de Thatcher supusieron el epicentro del cambio. Con el economista austríaco como referencia, dio comienzo la desarticulación de las competencias estatales. De este modo, se inicia una triple política de descentralización, desregularización y privatización. Desde este prisma neoliberal, se pretende la defensa de la individualidad frente al control estatal, la promoción de la empresa privada y la supresión de impuestos. Además, flotaba la premisa en el ambiente de evitar convertir lo común en una especie de beneficencia de la que se aprovechaba la indolente ciudadanía. Se erige la figura del self made man, desvinculado de la mediación estatal y capaz de tomar decisiones en materia económica, educativa y sanitaria.

La noción sobre la que se mueve toda esta política se encuentra en la creencia en la autorregulación de lo económico. Es decir, el mercado tiende a encontrar un equilibrio y la intervención extraña únicamente provoca problemas. De hecho, Hayek defendía la idea de que solo se puede alcanzar la libertad en sociedad a través de la independencia económica; en caso contrario, el extremo intervencionista podría llegar a coincidir con el totalitarismo. Tal y como experimentó el vienés con el ascenso del nazismo. El único problema, después de un periodo prácticamente ininterrumpido de crecimiento desde los ochenta, se encontraba en las crisis cíclicas que acechaban al sistema. Y, como elemento añadido, se produce la particularidad de que lo económico se torna global en su desarrollo y se cierra sobre sí mismo alcanzando un desarrollo omnímodo que llega a supeditar lo estatal. Y, por ende, a la ciudadanía.

En 2007 se produce la situación de alarma. La economía tóxica y su elocuente teorización fundada en ficciones permite la desregularización total del mercado, los productos financieros sin garantía se multiplican y alcanzan a todos los estratos sociales. Se produce una depresión global en la que los Estados, suprimidos en gran medida por las organizaciones transnacionales, se ven impotentes para revertir la situación. Por otro lado, la deslocalización y pauperización del mercado laboral afecta de manera principal a un mundo occidental seriamente herido. Con todo, aquellos territorios con un tejido industrial sólido pudieron remontar la situación de manera más o menos dolorosa por medio de reajustes. Sin embargo, los Estados a remolque sufrieron una transformación todavía más profunda.

Esta profunda depresión económica se ha convertido en una prolongación de la organización neoliberal anterior con la salvedad de que ha entrado en liza el dinero público. La consecuencia de todo el proceso es que los nuevos productos financieros elaborados de manera sintética y con un alto grado de toxicidad han sido avalados en Wall Street con ingentes subvenciones gubernamentales. Por su parte, Europa también se ha apuntado a la creatividad mercantil tóxica  respaldada por la emisión de deuda del MEEF o Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera y el masivo rescate bancario. Todo esto en coalición con otra entidad supraestatal de carácter independiente como es el FEEF o Fondo Europeo de Estabilidad Financiera cuyo objeto es prestar ayuda económica a aquellos Estados de la zona euro tocados por la crisis económica. De esta forma, la cacareada independencia y libertad individual, traducidas en ausencia de intervención estatal, se ha convertido en un profundo arbitraje centralizado en organismos supraestatales. Se han maniatado las posibilidades del aparato jurídico-legal para tomar medidas frente a la recesión. Por su parte, la ciudadanía ha tenido que asistir impotente al desmontaje de lo que quedaba de Estado de bienestar mientras se asume una deuda colosal. ¿Dónde queda entonces la libertad individual promovida por el neoliberalismo?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s