La cuestión esencial

homenaje-libro

Después de abrir la posibilidad para un nuevo gobierno tras trescientos días de interinidad, quedan innumerables interrogantes por abordar. Uno de los más acuciantes, al menos a mi entender, se encuentra en el ámbito educativo. Tema trascendental que, sin embargo, viene siendo vapuleado por los últimos cambios legislativos.

Orientación neoliberal educativa, pragmatismo, ausencia de humanidades, falta de consenso y politización del espacio educativo. Se produce una tendencia en los últimos años hacia un modelo supuestamente orientado a la vida cotidiana o, lo que viene a ser lo mismo, a conseguir el éxito en el panorama laboral por medio de una adecuada capacidad competitiva. Se lastra, por este camino, la posibilidad expresiva y crítica debido a que es el pragmatismo derivado de la sociedad de consumo contemporánea lo perseguido. El estudiante, lejos de ser orientado hacia cotas intelectuales elevadas, se convierte en cliente con meras necesidades prácticas para cubrir. Es decir, ya no son los profesionales de la enseñanza o los especialistas en pedagogía los que elaboran un plan académico. Hoy por hoy, son advenedizos de toda ralea aquellos con una opinión determinante en el tema intelectual. Aunque, lo peor de la situación se encuentra en el hecho palmario de que las consignas más definidas y claras vienen dadas desde el mundo empresarial. La privatización de servicios y la primacía de lo económico ha forjado el intrusismo en escuelas y universidades por parte del corporativismo. Se genera, por medio de esta vía, un estudiante modelo que se convertirá en el ciudadano del futuro en un contexto de precariedad laboral y de recorte de libertades. Ahora bien, desde una edad temprana se prepara a los jóvenes para tragar con esta situación.

Resulta harto sencillo lograr adocenar a los estudiantes con un plan de estudios improvisado y politizado como puede ser la LOMCE. En primer lugar, ya en el prefacio de la propia ley se indica de manera diáfana el objetivo final: lograr la inclusión en el mundo laboral, de la mano de las nuevas tecnologías y con un afán resultadista. Grandes grupos empresariales demandan su espacio en la educación desgajada de contenido crítico para dejar patente la necesidad de especialistas sin mayor aspiración que la consecución de un puesto de trabajo medianamente remunerado. El aspecto técnico se eleva sobre otros supuestos y la básica capacidad expresiva o de comprensión lingüística queda rebajada y arrinconada en un espacio subsidiario. Lo que debiera ser el planteamiento absoluto de toda educación de calidad: la consecución de individuos críticos y generadores de ideas propias desde la reflexión; se convierte en algo accesorio y maltratado. Si no se obtiene un balance económico positivo no tiene lugar en la ordenación académica; aún a costa de la inteligencia.

Se propone, como una de las metas de esta legislatura, la elaboración de un pacto educativo que venga a finiquitar esta situación oscilante y cambiante. Después de las problemáticas para conformar gobierno y de comprobar cómo se inserta doctrina en educación, considero complejo alcanzar el mencionado convenio. Más bien se producirá un debate interminable en el que no se insertará la visión de los especialistas: pedagogos y educadores de todas las etapas. Pues, si bien la dialéctica de opuestos supone un enriquecimiento indudable, el diálogo sordo y sin conexión abre simas infranqueables. Debemos yugular esta situación de manera inmediata, está en juego la riqueza cultural de todo un país y, como decía Unamuno, la educación debe tener como fin particular permitir la adaptación del estudiante a cualquier circunstancia y con un programa educativo desarrollado desde la empresa resulta imposible fomentar esta capacidad. Veremos qué sucede durante los próximos cuatro años pero existen bastante posibilidades de que se vuelva a descubrir la piedra filosofal con la inclusión de un bilingüismo ramplón acompañado por una buena base de formación católica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s