Hoy empieza todo

 

1393434955711-hemiciclo21_0

Después de más de trescientos días sin gobierno efectivo, se ha superado en España una situación única en su historia democrática. Situación, por otro lado, no tan inusual en otros países europeos habituados a un devenir democrático en el que las fuerzas se atomizan debido a la incapacidad de asumir el poder en mayoría. La joven democracia hispana, en sus casi cuarenta años de recorrido, no se había enfrentado con anterioridad a un proceso como el presente: los distintos grupos políticos se han visto obligados a tomar una decisión bajo consenso. A excepción de la Transición, donde el pactismo acobardado por las circunstancias fue lo habitual, durante el resto del camino recorrido no se había sido testigo de una situación tan anómala.

Más allá de las virtudes del nuevo gobierno, de las fracturas en los grupos históricos y de la emergencia de nuevas fuerzas de tono social, el sistema actual fundado en una ley electoral orientada a la estabilidad no facilita situaciones de desgobierno como la acaecida. Los últimos años pueden definirse como el de la tiranía de las mayorías (absolutas), en coalición con algunos nacionalistas, pues el gobierno se ha producido a golpe de decreto y proyectos políticos henchidos de contenido ideológico. Esto, por supuesto, gracias a las mayorías absolutas con las que han contado los dos principales grupos del país. Este panorama supone un obstáculo para el diálogo enriquecedor y, desde hace tiempo, el espacio político español ha sido devaluado por las malas prácticas dialécticas de los representantes ciudadanos

Se han creado una serie de grupos rocosos y monolíticos simplificadores de la realidad conformados en agrupaciones antagónicas. Este maniqueísmo, típico de la sociedad hispana (todavía se escuchan ecos de las dos Españas de Menéndez Pelayo), supone la perversión del espacio político pues lejos de ahondar en las posibilidades, se incide en las diferencias y el diálogo se disipa en la controversia. La discusión eclipsa la posibilidad de acuerdo y con este proceder se hunde la representación ciudadana en un marasmo alejado de la argumentación. La oposición, lejos de ser productiva, se convierte en un obstáculo al que aferrarse para la vindicación de los propios planteamientos. Así se erige un muro infranqueable y el papel de la clase política, que no es otro que el de personalizar el voto ciudadano en las cámaras de representación, se vuelve inocuo por la falta de soluciones generadas en un planteamiento erróneo desde su base.

El espacio de lo común, el punto en el que la res publica se encuentra fuera del ámbito privado, debe constituir la bisagra para la articulación del lenguaje de lo social lanzado a la búsqueda de soluciones para las problemáticas emergentes. Ningún espacio público está plenamente definido, todos los sistemas políticos, pretéritos, presentes y futuros se encuentran en constante proceso de construcción y, mientras no se entienda esta característica, difícilmente se podrá dirimir la cuestión social en las instituciones. La consideración de lo político como algo clausurado supone la actitud dogmática del ignorante incapaz de dar un paso al frente para encontrarse a medio camino con la alteridad, con el otro. Los planteamientos pétreos implican la defensa de puntos de vista cerriles sin la posibilidad de entablar un diálogo con la oposición, con el que está enfrente y también supone pieza clave para la comprensión de lo comunitario. Pretender el pensamiento único supone un rasgo perfectamente definido de regímenes totalitarios que emplean cualquier medio a su disposición para la consecución de esta meta. Sin embargo, nos encontramos en un espacio democrático y este se caracteriza precisamente por la diversidad de planteamientos y por la posibilidad de mezcolanza entre los mismos.

El espacio público español ha mutado, se han necesitado trescientos días para caer en la cuenta de que se hace necesario el consenso y el acercamiento de posturas para la resolución de las inseguridades actuales. El mundo globalizado, dominado por conglomerados empresariales, es testigo de cómo los Estados nacionales pierden prerrogativas ante el avance de lo económico y lo pragmático. Se impone un modelo de gestión deshumanizado y deslocalizado inaprehensible para el sujeto particular que, sin embargo, se ve contundentemente afectado  en su modo de vida cotidiano. Ante esta posibilidad la demanda ciudadana debe posicionarse en la búsqueda de salidas desde un posicionamiento crítico y, en este sentido, la representación política es la adecuada para legislar a favor de la masa electoral que cede su poder para la dirección estatal. La fractura del espacio político por el ingreso de nuevas fuerzas ha generado la ruptura de los grupos mayoritarios e históricos dominadores de la gestión patria, se ha generado un desacuerdo que implica incluso a la ciudadanía suponiendo un punto de discusión para la sociedad. En este sentido, la dialéctica enriquecedora y generadora de nuevos puntos de vista rompedores con el pasado tiene la posibilidad, o más bien la obligación, de abrirse camino para conseguir el consenso en aquellos puntos de fricción más acuciantes. Pues, sin lugar a dudas, al consenso se llega desde el desacuerdo y los puntos de vista divergentes son los más estimulantes pues generan, por intercambio de ideas, un resultado más fecundo. Veremos qué es lo que nos depara esta legislatura.

Un comentario en “Hoy empieza todo

  1. Hola cariño, aunque con cierto retraso leo tu artículo y seguimos estando expectantes por ver como se va a desarrollar todo en los próximos cuatro años. A mi, personalmente me gusta que los partidos estén obligados a entenderse y a pactar.
    A ver si logran estar a la altura, porque a mi juicio, de momento ningún grupo político lo ha conseguido.
    Un beso.
    Laura.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s